domingo, 25 de marzo de 2012

Mi particular manto de Penélope



¿Sabéis esa leyenda griega en la Penélope espera el retorno de Odiseo, su marido, de la Guerra de Troya y como es pretendida por múltiples hombres, para mantener su castidad ante la ausencia, les dice a los pretendientes que aceptará la desaparición de Odiseo, con la consecuente promesa de un nuevo enlace, cuando termine de tejer un manto y lo que teje por el día lo procura deshacer por la noche?
Pues yo me considero, en otros aspectos, la Penélope del siglo XXI. No es que el Santo se vaya a la guerra y necesite mantener fidelidad. No, afortunadamente, el Santo pasa a mi lado mucho tiempo. Me refiero al tema de deshacer lo que hago en varios aspectos.
Por un  lado está el tema dieta. Soy ejemplar de lunes a  viernes tratando de comer lo más sano posible, rechazando muchos placeres que me ofrecen y llega el viernes y se jorobó el invento. Compromisos, compromisos y compromisos que hacen que me olvide de la dieta e ingiera muchas más calorías de las deseadas. Consecuencia: recupero algo o bastante, depende del fin de semana, de lo perdido con mucho esfuerzo entre semana.
El segundo tema es el del orden y limpieza los fines de semana. Eso es aún más sangrante. Y como ejemplo el de este domingo. Ayer dejé la casa absolutamente limpia y ordenada para que hoy solo fuera levantarnos, desayunar, planchar un ratito e irnos a la calle. Pues bien, la alfombra está llena de migas, mi casa parece como si hubieran venido a robar y como no encontraban lo que buscaban han revuelto todo y lo que más me molesta es que la Princesa, según voy dejando apilada la ropa planchada para luego guardarla, la desobla y trata de probársela.¡¡¡¡Que venga mi Odiseo particular por favor!!!

Por cierto, para los que no conozcáis la historia, justo cuando Odiseo llega a casa, Penélope termina la labor, Odiseo mata a los pretendientes y se queda con ella.

¡¡FELIZ DOMINGO CORTO!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...