miércoles, 14 de marzo de 2012

La que despierta al despertador




¡Hola! ¡¡He vuelto!! Que mono tenía de blog. Ha sido solo una semana la que he estado sin ordenador pero me ha parecido un siglo. Y sigo pensando que las cosas pasan por algo. Esta semana ha sido de infarto y si hubiera tenido ordenador me hubiera sentido fatal si no hubiera escrito. Y hoy que ya lo tengo, allá vamos. Tengo muchas cosas en la cabeza pero desde que el día 8 escuché este texto del periodista Javier Ruiz Taboada en "La brújula" de Onda Cero, he querido compartirlo con vosotros: 

Se levanta cuando el sol
aún no sabe que es de día,
despierta al despertador,
pone en marcha el corazón,
las ganas y la cocina.

Café con leche y tostadas,
bocaditos de ternura
de mujer acostumbrada
a hacer en cada jornada
encajes con luz de luna.

¡De pronto!, un abrir de ojos:
Bostezos, legañas, risas,
dientes, gritos, chándal rojo,
y jugando de reojo
al colegio a toda prisa.

De vuelta a casa aprovecha
y repone la nevera,
-hoy tampoco me doy mechas-
Nunca caduca la fecha
que anima a que se le quiera.

En la casa ventilada
las camas con extrañeza
quieren vestirse de hadas,
entre edredones y almohadas,
perfumadas de pereza.

Geometría de los cubos.
Pinceladas sobre el suelo.
Polvo desagradecido.
Arte que limpia el olvido
y olvida pronto su celo.

Luego se da a los fogones
mientras la colada gira;
-¡A ver estos que me comen!-
El guiso por alusiones
desde su olla le mira..

Cuando el tiempo tiene prisa
nunca hay tiempo que perder.
La avalancha que no avisa,
aparte de lo que sisa.
se fue pensando en volver.

Y vuelve de nuevo a casa
cogiéndole por sorpresa
con las manos en la masa
Marabunta que le arrasa
Pero no pone la mesa.

Tarde de sueño sin siesta.
y otra vez a recoger;
Ropa a la plancha, y de fiesta
junto a la mujer orquesta
uno que ronca de pie.

Lo demás, cosas normales:
Baño, cena, alguna plática,
reproches habituales
y para colmo de males;
cono, inglés y matemáticas.

Si además trabaja fuera
su mérito multiplica.
Otro tramo de escalera
que como el de primavera
su calvario dignifica.

Dormida frente a la tele
sueña que la vida es sueño
Y con que alguien se entere
que el dolor que más le duele
no está incluido en el sueldo.

Se levanta cuando el sol
aún no sabe que es de día,
Despierta al despertador,
pone en marcha el corazón
y así un día y otro día.
¿Os ha gustado? A mi me encantó hasta tal punto que lloré al escucharlo. Desde aquí mi más homenaje a aquellas madres que despertamos al despertador. Eso si, porque me da la gana y no porque tenga la necesidad de celebrar el día de la mujer trabajadora.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...