lunes, 19 de marzo de 2012

Felicidades papá


Siempre me he sentido una persona afortunada por tener el padre que tengo. Me imagino que deben ser muchos los niños y adultos que deben pensar eso de su padre. Pero es que a mi, mis amigos me lo decían. Mi padre ha sido y es un adulto atípico. Disfruta como el que más delante de un Whopper, por supuesto con aros de cebolla; es un consumidor incansable de Coca Cola, batidos de fresa y helados de limón. Por no hablar de las chuches. Con él y gracias a él he vivido momentos mágicos.  Me descubrió el mundo del deporte en general. Me hizo que me gustara el atletismo, el baloncesto, el fútbol, el tenis... Con él he volado cometas, me he disfrazado de payaso, he viajado en barco, he ido de acampada, he ido a un cementerio a contar historias de miedo, he ido a pescar... Ha sufrido como nadie con mis sufrimientos, está orgulloso de mi y de mi hermana y se le ilumina la cara cuando habla de nuestros logros. Pero también es cabezota, testarudo y muy temperamental y en eso chocamos mucho y por eso le quiero más. Y con mucha emoción me llevó a los brazos de otro de los mejores padres del mundo: El Santo.


Cuando el 22 de septiembre de 2008 (cumpleaños de mi padre) salí del quirófano donde había nacido la
Princesa (desde el minuto 0 ha sido vaga y nació por cesárea) supe que el Santo iba a ser un padrazo. Y no me he equivocado. Vive por y para ella, sin olvidarse nunca de mi. Al igual que hacía mi padre conmigo, siempre tiene una cosita para la Princesa: una chuche, un huevo kinder...Sufre cuando la Princesa está malita, se emociona con sus logros y, también, la Princesa es la única persona que al menos una vez al día le saca de sus casillas. Por eso sé que es y será un padre de primera. La Princesa y yo somos muy afortunadas.

MUCHAS FELICIDADES PAPÁ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...