viernes, 17 de febrero de 2012

Señor, ¿sabe usted leer?

Para lo que no saben lo que hago profesionalmente o diré que desde hace casi 7 años me dedico a la organización de conferencias para el tejido empresarial español (como me gusta esa retahíla). A veces, cuando dices que haces conferencias, hay gente que se imagina que es el típico acto donde un señor/a viene durante una horita para dar una charla sobre vida y milagros de San Juan de la Cruz a un grupo de señores/as interesadas en el tema. Pero no. Esa es la esencia pero va mucho más allá. Las conferencias duran un día entero y los temas que abordamos son mucho mas arduos y técnicos: que si reequilibrio económico-financiero, que si mantenimiento de parques eólicos, biomasa, central de compras hospitalarias...  Puede parecer un tostón, pero a mi me apasiona mi trabajo.  Y después del rollo, como siempre, me centro.
Los días de conferencia son cansados pero muy divertidos. Primero porque por fin ves el fruto de tu trabajo de tus últimos tres meses, aprendes del tema, conoces a mucha gente y por el momento hotel. Después de estos años de trabajo podría escribir un libro de anécdotas ocurridas en los hoteles los días de conferencia. Bien en la propia conferencia o bien en lo que llamamos hospitality. Pero siempre hay un clásico. El del señor que no sabe donde viene. Ayer celebramos conferencia y volvió a ocurrir. Os describo la situación: Hotel Occidental Miguel Ángel de Madrid, hall inmenso, en la entrada nuestro hospitality con un cartel más alto que yo (el de la foto). Subiendo una escaleras, en otro salón, había un desayuno de trabajo con el Embajador de Colombia. La verdad es que no estaba muy bien señalizado, pero si te fijabas un poco dabas con ello. No os podéis imaginar la cantidad de gente que se acerca o bien a preguntar o bien a inscribirse si más. "Hola yo no vengo a esto, vengo a lo del Embajador" ¿yyyyyyy? Es como si en un centro comercial entras en Zara y dices "hola, yo no quiero un pantalón, quiero 1/2 kilo de tomates de Carrefour". Es una cosa que no puedo entender. Y yo me pregunto, ¿será por comodidad? ¿por la ley del mínimo esfuerzo o porque la gente no quiere o no sabe leer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...