lunes, 23 de enero de 2012

No se valora hasta que lo pierdes



Dicen que no se valora lo que tienes hasta que lo pierdes... ¡Cuánta verdad se esconde tras esas palabras! Lo podía aplicar a muchísimas cosas pero hoy me refiero al tiempo.
Hace unos días, Isabel García- Zarza en su divertido blog Mi vida con hijos comentaba que había leído en un estudio titulado La cara cambiante de la maternidad, que las madres españolas disponemos de 39 minutos de tiempo libre al día. Isabel se pregunta, entre muchas otras cosas, que quién se está quedando con sus 39 minutos. Este post  (recomiendo su lectura y de todo el  blog porque es genial), unido a que llevo todo el mes de enero disculpándome con cantidad de gente a la que quería ver en vacaciones por no haberlo hecho por falta de tiempo, me ha hecho reflexionar sobre mi tiempo libre.
Tengo la suerte de compartir mi vida con un Santo que hace que cada día disponga de, al menos, esos 39 minutos para mi solita .El problema es la calidad de los minutos. Si pudiera disfrutarlos a primera hora de la mañana serían de una calidad excelente y me cundirían muchísimo. También valdrían nada más llegar del trabajo. Pero no, mi tiempo casi siempre llega al final de la jornada cuando ya casi ni soy persona.
Lo que más rabia me da es que hasta que fui madre tuve muchísimo tiempo que desperdicié sin remordimiento alguno, que no supe aprovechar y que jamás valoré. Y ¿ por qué? Porque tenía mucho. Pero ahora que no lo tengo creo que no está todo perdido. Tras leer a Isabel me he propuesto organizarme mejor, no perder ni medio segundo y así conseguir algo más de tiempo para mi, esperemos que de la mejor calidad posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...